Gastronomía

Compartir

LOS SABORES DEL MEJOR ACEITE DE OLIVA DEL MUNDO

Jaén es la capital mundial del aceite de oliva. Buena parte de su término municipal está rodeado por miles de olivos que cada temporada ofrecen un zumo de aceituna que es la base de la más sabrosa y saludable dieta mediterránea

 

El aceite de oliva virgen extra es el ingrediente nutritivo por excelencia, pues riega los principales platos de la gastronomía jiennense, lo que le da un toque de calidad a todo su recetario culinario. En los muchos restaurantes de Jaén se pueden saborear platos relacionados con la cocina tradicional -la de cuchara y sabor antiguo- y la moderna y creativa.

El aceite de oliva virgen extra distingue con su sabor y aroma variadas ensaladas y sopas frías, como el gazpacho, la pipirrana o la ensaladilla de pimientos asados, platos deliciosos para degustar en los meses veraniegos. Las espinacas esparragadas al estilo Jaén, las habas, las collejas o las espinacas con piñones dan buena prueba de la rica huerta jiennense, sin olvidar el choto y el pollo al ajillo, el cordero al horno, el conejo, la perdiz escabechada, el lomo de orza, el potaje de habas y de berenjenas y el arroz caldoso.

Esta relación abandera la carta más autóctona que cubre la mesa y el mantel del buen yantar en Jaén. Otros platos que gozan de gran aceptación y popularidad son los flamenquines, las berenjenas fritas, el bacalao encebollado, los revueltos de setas silvestres, las migas con avíos, las albóndigas en caldo, las calabazas asadas, los andrajos, el cocido o el puchero de garbanzos. Muchos de estos platos están acompañados de las populares patatas a lo pobre, que en Jaén se sirven habitualmente con huevos y pimientos fritos.

En un almuerzo o una cena no pueden faltar postres como el arroz con leche, las gachas dulces, la leche frita y la rica repostería conventual realizada con mimo como la de las Bernardas, Santa Clara o las Carmelitas.

Las patatas fritas en aceite de oliva de las marcas de Casa Paco, Santo Reino y Oya, la cerveza elaborada en la capital y el anís Castillo de Jaén son otros productos de gran calidad íntimamente ligados a la tradición gastronómica de la ciudad.

HORA DE TAPEAR

El tapeo forma parte del estilo y del modo de vida de Jaén y de su provincia. No sólo se ha conservado la tradición de tapear, sino que esta arraigada costumbre se ha potenciado en la ciudad durante los últimos años, al tiempo que se ha prestigiado su hábito en bares y tabernas acompañando una buena bebida. La tapa, una miniatura de la rica y variada gastronomía jiennense, se puede degustar de manera gratuita en todos los establecimientos de la capital. Son muchos los bares y restaurantes de la ciudad donde degustar una buena tapa, aunque sobresalen tres zonas de tapeo principales, una entorno a la catedral, con las tascas de la Calle Arco del Consuelo, otra entorno a la Plaza de San Ildefonso y la tercera zona entre el Pósito y la Plaza de la Constitución.

Cada año tiene lugar una edición más de la Ruta de la Tapa, en la que colaboran algunos bares que ofrecen sus mejores y más típicas tapas.
 

Puede consultar en este enlace un listado de restaurantes de la ciudad de Jaén.